Karuna

Compasión en Acción de Animal a Animal

chickenprocess

Si las paredes de los mataderos fueran transparentes

“La pregunta no es,
¿Pueden razonar? ni,
¿Pueden hablar? sino,
¿Pueden sufrir?

Jeremy Bentham
Una introducción a los principios de la moral y la legislación, 1789

Si logran sobrevivir a las granjas y al transporte, los animales —los de granjas industriales y también los criados al aire libre— se llevan al matadero.

Los animales que están en los mataderos pueden oler, escuchar y muchas veces presenciar la muerte de sus antecesores.

A medida que los animales se resisten, a menudo son maltratados por los trabajadores frustrados, que están bajo una presión constante de hacer avanzar las líneas con rapidez.

 

Métodos de sacrificio

Vaca sujeta para ser paralizada
Las plantas grandes utilizan normalmente sistemas bandas transportadoras para contener a las vacas y cerdos durante el aturdimiento (foto cortesía de Temple Grandin).

Mamíferos

La ley federal de los Estados Unidos exige que a los mamíferos (exceptuando a los conejos) se les aturda antes de sacrificarlos (exceptuando a los sacrificios rituales). Típicamente, se utiliza corriente eléctrica para inducir un ataque cardiaco y/o una apoplejía; o se utiliza una pistola neumática de proyectil retenido para administrar un golpe al cráneo o disparar una varilla al cerebro del animal.

No es raro que un animal sufra una o dos paralizaciones fallidas. En caso de una paralizaci[on fallida, un animal puede estar paralizado sin perder la sensibilidad. Los animales inconscientes a quienes no se les corta el cuello a tiempo pueden recuperar la conciencia después de haber sido colgado en el riel de sangrado.

Según un reporte del Washington Post:

A los cerdos, a diferencia de las reces, se les sumerge en tanques de agua caliente después de paralizarlos para suavizarles la piel y desollarlos. Por resultado, un sacrificio mal hecho condena a algunos cerdos a sufrir quemaduras y ser ahogados. Un video secreto de una planta de cerdos en Iowa muestra a los cerdos chillando y pateando cuando se les sumerge en el agua.

Cerdo siendo desollado

"Acaba usted de cenar, y sin importar lo cuidadosamente que se haya ocultado el matadero entre la cortés distancia de varias millas, existe una complicidad".

Ralph Waldo Emerson
"El destino", La conducta de la vida,, 1860

Izquierda: Trabajadores de matadero desollando un cerdo (click para ampliar la imagen; cortesía de PETA).

Pavos colgados

Aves

Más del 95 por ciento de los animales terrestres que se matan en los Estados Unidos para la alimentación son aves. Y sin embargo, no existe en ese país una ley federal que exija que se les trate de manera humanitaria. Para facilitar la masacre automatizada, generalmente se inmoviliza a las aves mediante un aturdimiento eléctrico. Colgadas de grilletes, las cabezas de las aves se pasan a través de un baño de agua electrificada.

No se sabe si esto les hace perder el conocimiento, y la posibilidad de que las aves sufran choques eléctricos altamente dolorosos antes de quedar aturdidas es difícil de ignorar. Cada año, varios cientos de miles de pollos y pavos llegan vivos a los tanques de agua hirviendo.

Derecha: Pavos entrando al área de masacre, colgados de grilletes por las piernas (click para ampliar la imagen; cortesía de Farm Sanctuary). El dolor que sufren las aves por los grilletes puede ser extremadamente grande e inevitablemente provoca aleteos violentos que pueden acabar en articulaciones dislocadas y huesos rotos. Debido a su envergadura, los pavos son propensos a dolorosísimos choques antes de quedar aturdidos.

 

Sacrificios Rituales

Sacrificio Ritual
Sacrificio Ritual (click para ampliar la imagen).

Durante los sacrificios rituales, como el kosher y el halal, los animales están normalmente completamente conscientes al cortárseles la garganta. Esto supuestamente provoca una rápida pérdida de consciencia. Sin embargo, en un estudio del ganado en cinco plantas de sacrificio kosher en varios países diferentes, el período de tiempo desde que terminaba el corte hasta que los ojos quedaban en blanco y la vaca comenzaba a derrumbarse oscilaba entre 8 y 120 segundos. Algunos animales podían tener períodos prolongados de sensibilidad que llegaban a durar hasta 385 segundos.

Los videos encubiertos que grabó PETA entre 2004 y 2008 en dos mataderos kosher de los EEUU mostraban a trabajadores arrancando las tráqueas y esófagos de las gargantas de animales completamente conscientes tras el corte ritual; algunos de los animales se pueden ver retorciéndose en charcos de sangre, luchando por ponerse de pie durante varios minutos más.

 

"Los animales son criaturas de Dios, no son propiedad del humano, no son servicios, no son recursos, sino seres preciosos a la vista de Dios".

Rev. Andrew Linzey
Universidad Oxford
Teología Animal, 1995, 1995

En "Pensando en imágenes", el Dr. Temple Grandin describe el método de sacrificio ritual de "levantar de los grilletes":

Antes del sacrificio, a los animales vivos se les colgaba de cabeza de una de las piernas traseras. Era tan horrible que no pude soportar verlo. Los bramidos frenéticos de la res atterrorizada se podían escuchar tanto en la oficina como en el estacionamiento. A veces se rompía la pierna trasera de algún animal cuando estaba levantado.

El procedimiento de levantar de los grilletes se puede ver en un video que tomó PETA en diciembre de 2009 en una planta sudamericana que suministra carne kosher a los Estados Unidos

Ver también: el video Si esto es kosher…; "shechita" (fotos).

 

Investigaciones encubiertas sobre la matanza de aves de corral

Pollos que serán colgados de grilletes
Los pollos antes de que les pusieran los grilletes y se les colgara en la línea (foto cortesía de PETA).

En enero de 2007, un investigador de Mercy For Animals tomó un trabajo en Carolina del Norte en una de los mataderos de aves de corral más grandes de los Estados Unidos para atestiguar las condiciones de primera mano: colgadas de grilletes en la línea del matadero había aves con patas y alas rotas, heridas abiertas y grandes tumores; ya antes, a algunas de las que estaban heridas se les había dejado retorciéndose en el piso durante horas. Los trabajadores golpeaban, pateaban, arrojaban y mutilaban aves vivas; arrancaban los huevos de las cloacas de las aves para arrojarlos a sus compañeros, y le arrancaban las cabezas a las aves que quedaban atrapadas en las jaulas de transporte.

Un año después, PETA publicó escenas en video de otras dos grandes plantas, en Tennessee y en Georgia, donde a muchas aves conscientes se les destrozaba en máquinas de matanza o los trabajadores les arrancaban la cabeza. La investigación de PETA en 2005 en una planta en Alabama, también descubrió que las máquinas decapitadoras fallaban habitualmente, rebanando las alas, rostros y otras partes del cuerpo de los pollos; muchas aves llegaban a los tanques de escaldado para la eliminación de plumas plenamente conscientes. Las tres instalaciones eran propiedad de Tyson, un proveedor principal de KFC.

Entre octubre de 2003 y mayo de 2004, un investigador encubierto de PETA capturó escenas en video en un matadero de pollo de Pilgrim's Pride en Virginia Occidental. Se filmó cómo los trabajadores arrojaban violenta y repetidamente a los pollos contra una pared, levantaban a los pollos de las piernas y azotaban sus cabezas contra el piso, y pateaban y saltaban una y otra vez sobre pollos vivos. Según un artículo del New York Times sobre la investigación, esta planta había recibido el premio "Proveedor del Año" por parte de KFC ("KFC Supplier Accused of Animal Cruelty",20 de Julio de 2004).

Abajo están dos de los muchos pollos cuyos cuerpos fueron rebanados por las máquinas de sacrificio en la planta de Alabama que PETA investigó en 2005.
Pollo al que se le rebanó un muslo Pollo al que se le rebanó el pecho

Supervisión del Gobierno

Cerdos en el riel de sangrado
Arriba: Cerdos colgados en el carril de desangrado (foto cortesía de Temple Grandin).
Ver el video de Hallmark
Arriba: Una vaca caída en el matadero de Hallmark (foto cortesía de HSUS). Ver el video.
Inspector de la USDA
Un inspector de la USDA examina un cadáver de vaca (foto cortesía de USDA).

En los Estados Unidos, la USDA FSIS tiene la responsabilidad de garantizar el cumplimiento de la Ley de métodos humanos de sacrificio. La agencia emplea veterinarios e inspectores para monitorear las actividades de las plantas bajo inspección federal. Sin embargo, las investigaciones y declaraciones de denunciantes federales han revelado violaciones generalizadas. Gail Eisnitz documenta muchos ejemplos en su libro Matadero:

Era una planta donde a los cerdos se les dejaba chillando, a horcajadas sobre el inmovilizador y colgados vivos de una pierna mientras los trabajadores los abandonaban para sus descansos de media hora; donde los paralizadores electrocutaban a los cerdos tres y cuatro veces; donde los cerdos mal paralizados saltaban de la mesa de los grilletes al pozo de sangre que estaba abajo, azotándose en tubos de metal mientras caían y fracturándose las piernas y espaldas; donde, con los huesos rotos o no, a miles de cerdos se les sumergía vivos y chillando al tanque de escaldado de la planta.

En enero de 2008, HSUS publicó escenas en video de una investigación encubierta de seis semanas en Hallmark Meat Packing Co. : un matadero bajo inspección federal en California que había sido un proveedor importante de carne molida para el programa nacional de almuerzos escolares y había recibido el premio de "proveedor del año" de la USDA para el año escolar 2004-2005. El Des Moines Register (Inspectors
Didn’t Catch Cattle Abuse in California
, 23 de marzo de 2008) señaló:

Los videos encubiertos ya eran bastante: trabajadores de la planta empacadora maltratando ganado enfermo o minusválido y llevando a rastras a al menos una de las vacas hacia su muerte, una violación de los estándares de seguridad alimentaria federales.

Pero los defensores del consumidor dicen que lo que también es perturbador es lo que ocurrió a pocos días de que se grabara el video en un matadero de California. Inspectores independientes de dos firmas de auditoría visitaron la planta de la Westland/Hallmark Meat Co. y le dieron las más altas calificaciones.

ElLos Angeles Times (“Cattle
Inspections Thwarted
”, 20 de febrero de 2008) reportó:

Los trabajadores de los mataderos vigilan cada movimiento de los inspectores federales. Saben hasta cuándo van al baño. Utilizan el radio para alertarse entre sí de cada paso del inspector…

Un inspector de la USDA, que pidió mantenerse anónimo por ser empleado del Servicio de Inspección, dijo que la agencia no tenía el personal ni recursos adecuados para hacer cumplir los muchos reglamentos en la producción de carne debido a los esfuerzos de los trabajadores por esquivar la supervisión…

Los empleados de los mataderos a menudo entablaban conversaciones con los inspectores para evitar que visitaran partes de la planta donde los trabajadores estuvieran haciendo algo contra los reglamentos, dijo el inspector. En Hallmark/Westland, cinco inspectores in situ supervisaron alrededor de 100 empleados.

Pero con un personal limitado, el monitorear el trato de los trabajadores hacia los animales a veces quedaba en segundo término, dándole preferencia a la inspección de los cadáveres del ganado después del sacrificio.

Becerros de Bushway
Becerros de días de edad en la planta de Bushway (foto cortesía de HSUS).

En octubre de 2009, la HSUS reveló los resultados de otra investigación, esta vez en Bushway Packing, Inc. en Vermont, una planta que sacrificaba terneros lechales machos de días de edad para la producción de "ternera lechal". El video encubierto muestra terneros bebés, demasiado débiles para levantarse o caminar por sí mismos, que eran pateados y electrocutados varias veces con picanas eléctricas. En una escena, se muestra a un empleado de la planta intentando desollar a un becerro consciente directamente en frente de un inspector de la USDA. En lugar de detener al trabajador, el inspector le advierte, "[Si el veterinario de la FSIS] te ve arrancándole pedazos antes de que se desangre, se acabó. Les van a cerrar la planta”.

Tras las investigaciones en Hallmark y Bushway, la oficina de responsabilidad del gobierno de los EE.UU. evaluó la aplicación de la Ley de Métodos Humanos de Sacrificio de la FSIS y emitió un reporte a los solicitantes en el congreso en febrero de 2010. A través de una encuesta de los inspectores en jefe de la FSIS en 235 plantas en todo el país y un análisis de los datos de la FSIS, la GAO encontró evidencia de “inconsistencias sistémicas en la aplicación”, además de “orientación incompleta y entrenamiento inadecuado” para inspectores clave. Por ejemplo, se estima que 449 (un 57 por ciento) de los inspectores a cargo encuestados respondieron incorrectamente a al menos uno de seis posibles signos de sensibilidad. La evaluación de los reportes de no cumplimiento de la FSIS mostró casos en los que los inspectores no suspendían la operación de plantas o aplicaban sanciones cuando parecían justificadas.

Funcionarios de la FSIS informaron a la GAO que, en su mayor parte, los inspectores debían dedicar el 80 por ciento de su tiempo a inspeccionar la seguridad de los alimentos, y el 20 por ciento a la inspección de tratamiento humanitario y otras actividades. Sin embargo, la GAO estimó que el porcentaje del presupuesto dedicado al cumplimiento de la HSMA había sido menor al 2 por ciento de la partida total anual de inspección de la FSIS. Después del incidente Westland/Hallmark, la FSIS ordenó a los inspectores aumentar el tiempo dedicado al tratamiento humanitario entre un 50 y 100 por ciento de marzo a mayo de 2008. La FSIS notó que, cuando se aumentó el tiempo dedicado en el tratamiento humanitario, también incrementó el número de reportes de no cumplimiento; y el número total de suspensión de plantas saltó de sólo 9 en 2005 hasta 98 en 2008: un aumento de casi 11 veces.

Pollos con grilletes
La Ley de métodos humanos de sacrificio no incluye a las aves. Haz click para agrandar las imágenes; cortesía de Farm Sanctuary (arriba) y la USDA (abajo).
Inpección de aves

El 4 de marzo de 2010, el Comité de Reforma de Control y Gobernabilidad de Inmobiliario celebró una audiencia sobre los “continuos problemas en la aplicación de la Ley de Métodos Humanos de Sacrificio de la USDA.” Stan Painter, que sirvió como inspector de la FSIS durante más de 24 años y que ha presidido el Consejo Nacional de Sindicatos de Inspección de Alimentos durante más de 6 años, testificó:

La agencia declaró que tenía un equipo completo de trabajadores en Hallmark/Westland cuando la situación salió a la luz, sin embargo, la administración de la planta logró darle la vuelta al sistema y abusó de los animales para poder exprimir hasta el último centavo del balance final. Hay algunas instalaciones de masacre en los Estados Unidos que procesan reses a 390 cabezas por hora y cerdos a 1106 cabezas por hora. A ese ritmo de producción, se tendría que aumentar el número de inspectores asignados para poder hacer cumplir todas las leyes y reglamentos de manera adecuada.…

También estamos limitados por nuestros supervisores que, o no están calificados para realizar su trabajo, o están dispuestos a dejarnos hacer el nuestro, o no están comprometidos a hacer del bienestar de los animales una prioridad, ni en las instalaciones inspeccionadas por la FSIS ni en sus vidas privadas.

El Dr. Dean Wyatt, veterinario supervisor de salud pública para la FSIS por más de 18 años, presentó una declaración en la que citaba varios ejemplos de violaciones que observó tanto en Bushway como en Seaboard Farms, un gran rastro de cerdos en Oklahoma, y las luchas que soportó tratando de hacer cumplir la ley:

Cuando la alta administración de la FSIS hace caso omiso cuando se quebrantan las leyes de seguridad alimentaria o de sacrificio humanitario o, como ha sido en mi experiencia, toma represalias contra las personas que hacen cumplir esas leyes, entonces la administración es tan culpable por el rompimiento de esas leyes como las compañías. Las leyes ahí están. La aplicación de esas leyes, en mi experiencia, no ha existido y, de hecho, ha sido deliberadamente ignorada por servidores públicos bien pagados. … Casi me parece increíble, pero mi propia gente me ha ignorado y he sufrido física, emocional y económicamente en el proceso. Más importante aún, el bienestar animal  la seguridad alimentaria también han sufrido.

Trabajadores levantando a una vaca
Según el Washington Post, el gobierno no hizo nada contra una compañía de carne de res de Texas a la que se citó 22 veces en 1998 por violaciones que incluían cortar las pezuñas de reses vivas. Arriba, una vaca levantada por trabajadores de un matadero; abajo, latas llenas de partes desechadas de vacas (click en las imágenes para agrandarlas; fotos cortesía de PETA)..
Partes de reses desechadas

“Se necesitan 25 minutos para convertir un novillo vivo en un bisteck en el moderno matadero donde trabaja Ramón Moreno. Durante 20 años, su trabajo fue de ‘segundo pernero’, un trabajo que implica cortar los corvejones de los cadáveres que pasan girando a un ritmo de 309 por hora.

“El ganado debía de estar muerto antes de llegar a Moreno. Pero muy a menudo no lo estaba.

“‘Parpadean. Hacen ruidos’, dijo en voz baja. ‘La cabeza se mueve, los ojos están bien abiertos y miran a todos lados’.

“Pero Moreno no dejaba de cortar. Pero en los días malos —dice—, docenas de animales llegaban a su estación obviamente vivos y conscientes. Algunos podían llegar vivos hasta donde estaba el cortador de colas, el destripador, el desollador.

“‘Se mueren’ —dice Moreno—, ‘a pedazos’.

“Según una ley federal de 23 años, a las reses y los cerdos sacrificados primero se les debe ‘paralizar’, insensibilizar al dolor, con un golpe en la cabeza o una descarga eléctrica. Pero en las plantas sobrecargadas, la ley a veces se rompe, con crueles consecuencias para los animales y los trabajadores. En registros de aplicación de leyes, entrevistas, videos y declaraciones juradas de trabajadores, se describen repetidas violaciones a la Ley de Masacre Humanitaria en docenas de mataderos, desde las carnicerías tradicionales más pequeñas hasta establecimientos modernos y automatizados, como la extensa planta IBP Inc. donde Moreno trabaja.

“‘En plantas de todo Estados Unidos, esto ocurre a diario’, dijo Lester Friedlander, veterinario y antiguamente inspector en jefe del gobierno en una planta de hamburguesas de Pennsylvania. ‘Lo he visto ocurrir. Y he platicado con otros veterinarios. Sienten que está fuera de control.’”

The Washington Post, “Modern Meat: A Brutal Harvest,” 10/4/01

Comentarios cerrados